Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» LEAN ESTO!!! (muy enojada)
Jue Mar 07, 2013 2:25 pm por Melody Deniro

» Always-Hogwarts | Elite | recontruccion se necesitan muchos pj
Lun Ago 06, 2012 8:51 am por Invitado

» Primera Clase: Magia Antigua
Dom Jul 29, 2012 9:46 pm por Victor

» anden 9 3/4 {Elite!}
Vie Jul 20, 2012 6:56 am por Invitado

» ABC-Dario
Lun Abr 30, 2012 6:32 am por Jack Sparrow

» Hug, Fuck, Date, Kiss, Pass or Kick
Sáb Abr 28, 2012 5:33 am por Jack Sparrow

» A la cárcel...
Sáb Abr 28, 2012 5:33 am por Jack Sparrow

» Secrets Of Hogwarts 2.0 (Cambio de Boton y Link)
Miér Abr 25, 2012 6:32 pm por Invitado

» Relax (Aaron)
Vie Mar 02, 2012 12:44 am por Aaron Bogliachino

» Bastón adelante y pasos controlados
Vie Mar 02, 2012 12:22 am por Aaron Bogliachino

Stephanoff Alexia Eilith







Secrets of Hogwarts






 brothersoft.com  brothersoft.com Advanced Potion



afiliados normal


¿Me acabas de comprar? ¿Esclava? Ah, claro, lo que digas....[Lukas]

Ir abajo

¿Me acabas de comprar? ¿Esclava? Ah, claro, lo que digas....[Lukas]

Mensaje por Eilith Lobhdain Douglas el Miér Ago 10, 2011 6:17 pm

No dije nada. No queria darle el gusto de que escuchara ni una palabra más de mis labios. No le iba a dar el gusto de que escuchara parte de mi melodía, parte de mi voz la reservaria para alguien quien la mereciera de verdad. El hombre ya no me miraba, sino hacia un lado mientras me tenía sujeta por mis cabellos, a la vez que intentaba liberarme pero sin exito. Giré mi mirada hacia un lado y vi a un crío. No podia ser. Un joven moreno que nos miraba detenidamente aun teniendo su brazo en alto. El hombre me soltó del pelo, pero me agarro de nuevo del brazo para que no pudiera escaparme. Miraba atentamente al joven,como si quisiera descuartizarlo en es mismo instante, pero vi que el joven le miraba con seriedad, tan cauta que podria asustar al mas imprevisto.

Su mirada era fija y fría, pero yo ahora no estaba para calificaciones, quería que me soltara el brazo y de repente, me encontraba siendo lanzada brutalmente a los brazos del chico. Asustada por el momento le mire de cerca y con mis manos posadas sobre su pecho, pude notar un pecho bastante fornido, lo adecuado para su edad, tenía unos ojos azules color cielo y una sonrisa seria que ahora iba dirigida hacia mí. No sabia que decir ni que hacer, pero era la primera vez que me sentía así. ¿Que me pasaba? En cualquier caso, ahora estaba lejos de aquel hombre que por poco en cubierta, podría haber llegado a mayores. Madre mía, no podía quitar mi mirada de los ojos del joven, pero el hombre que me había soltado, comenzaba a gritar dinero por ¿mi?

Vale, ¿Esclava? ¿Vendida? ¿Que narices ocurria? No podia ser. Yo..¿Vendida? Imposible. Mire al joven seriamente y lo que vi en su rostro fue un gesto casi picaro observandome de arriba a abajo. Me tapé el cuerpo con las manos, abrazandome a mi misma y le miraba fijamente mientras me alejaba de el poco a poco hasta que me paré pues podria estar en manos del pirata. No le mire a la cara, no mire al hombre que habia matado a mi hermano menor y la mantuve fija en la de aquel joven.

Le mire una vez más hasta que me acerqué hasta él. ¿Mi primera orden? Era algo asqueroso y no me iba a gustar esto de servir, pero han podido arrebatarme la libertad de moverme por doquier, pero nadie, repito para mis adentros, nadie tomara posesion de mi corazon libre y nunca nadie gobernara sobre mi ni sobre mi forma libre de ser. Jamas.


Última edición por Eilith Lobhdain Douglas el Jue Ago 11, 2011 6:22 am, editado 2 veces
avatar
Eilith Lobhdain Douglas

Status de sangre. : Muggle.
Muggle
Mensajes : 44

Reputación : 0
Fecha de inscripción : 08/08/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Me acabas de comprar? ¿Esclava? Ah, claro, lo que digas....[Lukas]

Mensaje por Lukas Von Weillschmidt el Jue Ago 11, 2011 12:59 am

Quise estar por última vez en aquel lugar oscuro y sombrío, donde el sentimiento de la muerte flotaba denso como la neblina; la desolación que sucumbía el paraje monótono de la playa gris y vacía de la isla prohibida me agradaba sobremanera, algo confuso revoloteaba en mi interior satisfecho de lo que mis sentidos agudos percibían siempre que me encontraba aquí. Que decir de los bosques, forestas desdeñosas queme envolvían como un hogar, mi hogar; así mismo la compañía de las muchas criaturas que moraban en los confines de esas yermas tierras de vida humana, me resultaba más placentera que cualquier presencia humana. Me atrevía a decir que si no estuviera acostumbrado a los lujos y a la vida más cómoda, me quedaría a vivir allí, pero pronto sería erradicado a mi verdadera casa.

Las manecillas del reloj anunciaron una hora que indicaba, con poca novedad, que no era el momento correcto de estar allí, que debería marchar antes de que alguien notase mi ausencia, absolutamente me importaban muy poco las consecuencias de dicho acto de rebeldía mundana y profana de parte de ese chico que en realidad buscaba una excusa para enfrentarse cara a cara con los directivos de la academia, es decir, yo mismo. Todavía no me quedaban precisamente claras las razones para seguir soportándome en ese lugar donde éramos tratados como delincuentes, mis intenciones al principio de mi primer año como estudiante de Greewntich habían sido molestar a tantos profesores como aurores seme pusieran en frente, lo había logrado, pero por alguna razón no me habían expulsado después de cometer todas aquellas faltas, castigos… bastantes, pero sin embargo, seguía siendo un estudiante más.

Caminando entre las arenas frías me pregunté con cierta nostalgia si volvería por allí alguna vez, era una difícil decisión para tomar en tan poco tiempo… Un grito entonces traspasó la marea febril de mis pensamientos de forma insultante, el presagio de algo no muy bueno hizo vibrar mi corazón dentro de mi pecho, la voz hostil y amenazante de un hombre vaticinó problemas seguros si osaba acercarme.

Fue así como terminé presenciando aquella lamentable escena, aunque con cierta satisfacción, esperando que en cualquier momento la pálida tierra se tiñera de un color diferente y la sangre regara el suelo hidratándolo de carmesí.

Mis labios en el momento preciso se abrieron y una voz firme que provenía de mi garganta cambió la historia de aquella chica; fue hasta que el sucio y andrajoso hombre de mediana edad lanzó a la mugrienta muchacha a mis brazos cuando me di cuenta de lo que acababa de hacer. Mi cerebro empezó a trabajar rápidamente, confuso por mis actos que desconocía en mí, por el sentimiento que se albergaba en algún lugar de mí ser más asquerosamente bondadoso, excitado por lo que seguía a continuación.

En mis brazos, aún conmocionado mantuve protegida a la chica por si el pirata cambiaba de opinión. Metí la mano en el bolsillo de mi pantalón y saqué una bolsa de cuero que produjo un sonido metálico proveniente de su interior, era todo lo que tenía pero era más que suficiente. Lancé el dinero a los pies del pirata y le miré con desprecio, nunca había sido partidario de aquellas prácticas denigrantes, no obstante rompía contra mis principios y mis enseñanzas para evitar que la muggle muriera ¿Por qué?

—Seiscientos galeones—dije secamente—Es lo que valdrían dos de tus esclavos, nadie te daría esa cantidad por la chica ni siquiera por tu miserable alma. —Apunté con mi varita al hombre directamente en el corazón, no era yo un común estudiante de la academia, con una sola mirada se lo anuncié y vi su miedo reflejado en sus pequeños ojos inyectados en sangre—Lárgate antes de que cambie de opinión y te mande al infierno.

Lo vi agacharse para recoger el dinero y bajé la varita cuando hubo desaparecido casi por completo en la niebla; solté a la chica y la aparté de un empujón. La miré de arriba abajo y sonreí, quizás tuviera que desquitar el dinero que me había hecho perder, porque no era fea. Rechacé la idea por completo, sí, yo era un asco de persona y de elfo, una abominación como comúnmente me llamaban, pero seguía teniendo dignidad y un poco de “caballerosidad” como para hacerla mía por la fuerza.

¿Qué debía hacer? Mi nueva crisis existencial.

—De ahora en adelante te quedarás conmigo—murmuré después de un rato de pensarlo— harás lo que yo ordene, te he adquirido como mi esclava por lo que exijo respeto y que te comportes, tienes que recordar cual es tu lugar ahora en este mundo, porque no eres más que una impura mal nacida. No me obligues a ponerte en tu lugar porque no te gustará. Es muy simple si tu haces lo que yo digo, no tendrás ningún problema. ¿Alguna pregunta?

Volví a mirarla de arriba abajo y me pasé desesperadamente la mano por el cabello, desordenándolo en el acto. Lukas, Lukas , Lukas, tu madre te matará cuando se entere de esto…

_________________
"Los elfos oscuros somos la raza más civilizada del mundo. Tenemos muchas más formas exquisitas de matar que cualquier enemigo"



¿Capricho?:
avatar
Lukas Von Weillschmidt

Status de sangre. : Sangre Pura.
Sturu
Mensajes : 260

Reputación : 1
Fecha de inscripción : 25/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Me acabas de comprar? ¿Esclava? Ah, claro, lo que digas....[Lukas]

Mensaje por Eilith Lobhdain Douglas el Jue Ago 11, 2011 6:30 am

Esperaba a que hablara de una vez mientras le miraba de reojo en cuanto me acerque a él. Finalmente habló, soltando palabras de órdenes, que si estaba bajo su mandato, que si no sé qué, bla bla bla. Cuando dijo que me había adquirido como esclava no pude evitar alzar una deja en alto e intentar aguantarme la risa, pero de verdad, estaba haciendo un esfuerzo por no reírme en la cara de ese joven, que al decir verdad, de la manera en la que me protegió, parecía que al parecer, era la "nueva adquisición" del niño de mama. Solo esperaba que no fuera así porque la verdad, ya sería el colmo. Me negaría a hacer eso que dice de servir. No pude ver que es lo que hacía cuando tenía el brazo levantado hacia el pirata, pero en cuanto baje mi mirada, vi que guardaba un palo corto de madera, como si fuera una varita de magia borras, pero al estilo medieval.

Vale, aparte de que era guapo, era un lunático. Genial ¿En que se podría torcer más la noche? Mientras iba pensando, él me iba hablando. Podía hacer ambas cosas, pues me consideraba una mujer de cabo a rabo, femenina ya la vez brava. Bueno, ahora el aspecto que tenía con mi sostén manchado, bajo la camisa que me puse por la mañana ahora estaba manchada de sangre, tierra y de la suciedad que había habido en el navío de madera, y mis pantalones estaban manchados igualmente. El barco adornado con las gárgolas de proa a popa con el camarote desapareció en la espesa niebla, dejándome a solas con el muchacho, joven todos significaban lo mismo. Bueno, gracias a este chico, ahora estaba a salvo...por ahora lo estaba.

Vale, ya no podía aguantar más. No pude evitar reír en cuanto pude escuchar lo de: "que te comportes" "No me obligues a ponerte en tu lugar porque no te gustará" ¡Por favor! ¿Comportamiento? Uyy...esa palabra no existía en mi diccionario a no ser que tuviera en frente a la reina de Inglaterra o estuviera ante el mismísimo papado. Paré de reírme pues creo que me estaba pasando un poco con quien me había salvado, en realidad no era nada justo, pero tuvo su punto divertido.

-Discul...peme...-tenía que aguantarme la risa floja, pero enseguida me calme y consegui recuperar la compostura. Hice una reverencia al joven como mi familia me enseño toda mi vida, cogiendo de cada lado de mi manchada camisa salida del pantalón a modo de falda y haciendo una leve inclinación con mi cabeza hacia el suelo, no del todo, sino disimuladamente y con toda la elegancia que pude tener con ese joven.-Le ruego que me disculpe...-alce mi mirada para verle a los ojos.

-¿Así está bien?-Dije de nuevo aguantándome la risa con una mueca divertida en mi rostro.-Disculpe...pero creo que se debe a ese subidón después de un momento de tensión...-excusa barata, porque en realidad no era así. Hice de nuevo otra reverencia mostrándome de nuevo seria y le miré-¿Quiere algo...el señor?-Dije recalcando las últimas palabras con desdén, no era del todo un "desdén" despreciativo, sino, uno burlón.

La verdad, es que no entendía porque aquel joven me resultaba tan gracioso. Le vi que se repeinó el pelo hacía atrás y un encogimiento apareció en mi corazón. Madre, como los vigilantes de la playa...Mantuve mi rostro serio, pero si no comenzábamos a movernos rápido, algo extraño podría pasar, ya para rematar la "perfecta noche" que me han regalado mi familia.


"FELIZ CUMPLEAÑOS, Eilith"-Pensé mientras suspiraba y colocaba mis brazos por alrededor de mi torso-Feliz cumpleaños. Feliz...bienvenida, a tu nueva vida-Pensaba cada vez aceptando mi nueva realidad...aunque la otra realidad de verme envuelta en sangre, era peor que la que me tocaba con el joven de ojos azules que me había salvado.

Miré con un rostro serio al joven, esperaba saber su nombre, pues con aquella mirada azulada que de algún modo, veía a alguien queriendo mantener una reputación de malo. No mostre ternura, pero en mi interior, la calidez de la coraza que se había construído, hizo que me relajara y de algún modo, mirarle atentamente. Me abrazé por alrededor de mis brazos y me puse a mirar mis pies desnudos, con varios cortes disimulados y con un pequeño aunque visible corte iba desde mi tobillo hasta la mitad de la pantorilla, el bajo de mis piratas ajustados ahora rotos, estaba echa un desastre. ¿Esto iba incluido en la compra?


Última edición por Eilith Lobhdain Douglas el Vie Ago 12, 2011 5:28 pm, editado 1 vez
avatar
Eilith Lobhdain Douglas

Status de sangre. : Muggle.
Muggle
Mensajes : 44

Reputación : 0
Fecha de inscripción : 08/08/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Me acabas de comprar? ¿Esclava? Ah, claro, lo que digas....[Lukas]

Mensaje por Lukas Von Weillschmidt el Vie Ago 12, 2011 3:12 pm

Aún el dilema acerca de la chica que acababa de… comprar… me invadía. Y, como supuse ella no entendía exactamente como funcionaba su nueva situación, tuve que armarme de infinita paciencia para soportar su risa burlona, no acostumbraba que otros se rieran de mi, y aquellos que lo hacían recibían su merecido, pero me vi obligado a aceptarlo ya que era una muggle, Alexia me había explicado mucho sobre ellos, incluso habíamos convivido con algunos, a simple vista eran muy semejantes a nosotros y nosotros también a ellos en ciertos aspectos, pero no dejaban de repugnarme como si fueran uno montón de ratas aglomeradas invadiendo el mundo que nos correspondía, era justo lo que les estaba sucediendo, pues el mundo era de los fuertes y no de los débiles como ellos.

Volví a observarla de pies a cabeza, lucía bastante asquerosa y no pude evitar que se reflejara en una expresión cargada de desprecio combinada con la lástima. Saqué mi varita nuevamente y apunté a ella al notar que estaba herida.

— ¡Episkey! —susurré y de inmediato aquellas heridas, desde las más profundas hasta las más superficiales sanaron por completo. Torcí el gesto y volví a pronunciar un nuevo hechizo. — ¡Fregotego! —Su aspecto sucio mejoró aunque no del todo, aún quedaba su ropa raída, sus pies descalzos y su cabello desgreñado con lo que no podía hacer nada.

Me acerqué hasta quedar demasiado cerca de ella, tomé su mentón con firmeza y lo levanté, para que me viera a los ojos. La solté y con un rápido movimiento pasé mi brazo alrededor de su cintura; mis pies dejaron de tocar el suelo, segundos después el suelo volvió a su lugar pero la playa siniestra había desaparecido dejando en su lugar un callejón lúgubre y oscuro de donde se divisaba la luz naranja de una calle lateral muy transitada, algunos letreros luminosos se notaban desde nuestra posición. Estábamos en Galloway en ese pueblo donde solíamos venir los estudiantes cuando se nos permitía, esperaba que pudiéramos encontrar algo con lo que mi nueva esclava luciera más presentable de lo que ahora lucía… No iba a llevar una mugrosa pegada a mi a todos lados, sería bastante vergonzoso.

—Quizás ahora te resulte divertido—murmuré en voz baja—pero no se trata de un juego, estoy hablando bastante en serio cuando digo que eres mi esclava y harás lo que yo te ordene… no perdí 600 galeones por nada.

Rodé los ojos y desvié la mirada de nuevo a la calle transitada.

—Te compraré algunas ropas y —miré sus pies—zapatos… luces bastante marginada…

_________________
"Los elfos oscuros somos la raza más civilizada del mundo. Tenemos muchas más formas exquisitas de matar que cualquier enemigo"



¿Capricho?:
avatar
Lukas Von Weillschmidt

Status de sangre. : Sangre Pura.
Sturu
Mensajes : 260

Reputación : 1
Fecha de inscripción : 25/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Me acabas de comprar? ¿Esclava? Ah, claro, lo que digas....[Lukas]

Mensaje por Eilith Lobhdain Douglas el Sáb Ago 13, 2011 10:13 am

Lo que dijo no le entendí ni papa. ¿Qué se supone que había hecho? ¿Con quién había tenido la mala suerte de haberme encontrado? No quería terminar en una tumba pues no lo merecía y menos siendo el día de mi cumpleaños, cuando solamente una persona, se había acordado de él y ahora esa persona yacía muerta sobre algún lado del fondo del mar. Dios que fuera piadoso con Jeremy…se merecía un buen sitio en el cielo del edén pues no había persona mejor que su hermano.

-Vaya…gracias-musite sin ganas tras haber aparecido de repente en un callejón. ¿Cómo lo había hecho? Recuerdo que el movimiento que hizo de recorrer con su brazo mi cintura, para después pegarme hacia él y aparecer en mitad de un callejón. Comencé a estar un poco en shock pues todo esto era un poco raro. No sabía cómo reaccionar…sus palabras las escuche, y le respondí con desdén, pero vale, ahora veía donde estábamos. ¿Acaso él era alguien el cual tenía poderes sobrenaturales? ¿Un súper héroe? No podía creer en ficción pues no existía, pero los cuentos que me contaba mi madre sobre la familia del clan, la relación que tenía con las hadas y el mundo feérico, bueno era una cría de 10 años y me las podría creer, pero vamos, seamos serios.

Pero…si me paraba a pensar, el don de mi madre tuvo que haber pasado anteriormente de generación en generación, otorgándola el don de la adivinación de algún modo. Ella hablaba con mi padre de un lugar con un nombre extraño, algo que empezaba por H, pero ahora no tenía de pensar en tonterías. No sabía dónde estaba, el joven me había llamado marginada y me dispuse a hacer otra reverencia simplemente para seguir su juego y poder investigar con más tranquilidad.

-Discúlpeme señor-Empecé con una paciencia de la cual había adquirido con los años-Me tomo esto muy en serio…-mentira como una casa, esto tendría que ser algún truco de magia, seguro, la magia no existía.-¿Perdona ha dicho que soy su esclava? ¿Cómo?-Eso lo había dicho en voz alta, la verdad, me preguntaba porque se tomaba…Un momento. Puse una cara pensativa mientras intentaba encajar todo. El pago al pirata, su protección sobre mí con sus brazos, ahora estábamos aquí y me decía que necesitaría ropa. Era cierto. Puse una cara de asombro y me lleve una mano a la boca para acallar mi grito asustado de que aquel pirata era un mercader de esclavos, a mi hermano pequeño lo habrían matado fríamente por haberse negado o a hacer cualquier otra cosa.

Eran tantas cosas lo que me estaba ocurriendo que hice fuerza de mi misma para intentar calmarme. Ahora servía al joven que estaba delante de mí y ahora no sabía qué hacer. Ahora las tiendas seguramente, estarán cerradas y no habría nadie para que pudiéramos ser atendidos. Miré a un lado, giré mi cuerpo para apoyarme en la pared de un edificio y miré al joven.

-No...nos va abrir nadie-Dije lentamente mirando a los ojos serios de aquel joven-Y es de noche…las tiendas no están abiertas y es de noche, tengo frío en los pies, estoy…desaliñada y-fui actuando como una niña, me gustaba hacer rabiar a la gente, pues entonces nada sería divertido-y no he comido nada desde el desayuno…-el hambre es una cosa con la que no se juega y tenía un hambre atroz. Le miraba a los ojos apoyada en la pared, me cruce de brazos y seguía mirándole.-Bueno, ¿vas a hacer algo al respecto?-Rodee los ojos y me separe de la pared para comenzar a caminar y en cuanto me doy la vuelta para darle la espalda, el frío de mis pies helados durmieron mis pies, haciendo que sintiera un escalodrío por mi cuerpo, debilitando mi cuerpo...y terminar en el frío suelo, con la visión borrosa y cansada del día. Cerré los ojos lentamente e intente buscar a alguien, la cabeza me daba vueltas no sabia que pasaba...
avatar
Eilith Lobhdain Douglas

Status de sangre. : Muggle.
Muggle
Mensajes : 44

Reputación : 0
Fecha de inscripción : 08/08/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Me acabas de comprar? ¿Esclava? Ah, claro, lo que digas....[Lukas]

Mensaje por Lukas Von Weillschmidt el Lun Ago 15, 2011 10:35 am

Ya tenía suficiente con mis problemas como para tener que resolver los de esa niña muggle, pero tenía que hacerlo al menos por ahora si quería quedármela por tiempo indefinido; todavía no lograba entender las razones de porque magos de grandes familias aristócratas aceptaban tener a su servicio a criaturas tan tontas, simples y torpes a su servicio, habiendo elfos domésticos a su servicio que evidentemente eran más eficientes ya que podían usar su magia; pero estos muggles no hacían más que quejarse, necesitar comida, ropa y ésta precisamente tenía un humor bastante desagradable para mi gusto.

Volví a mirarla de arriba abajo cuando empezó a quejarse y pasé otra vez mi mano entre mis cabello, ligeramente desesperado y molesto por su actitud bastante infantil; apreté el puente de mi nariz suspirando profundamente mientras asía con fuerza la varita en mi mano izquierda, conteniéndome para no torturarla. Yo no estaba de acuerdo con mi madre sobre su idea de que los muggles eran personas como nosotros y por tanto debían ser tratados como igual… esas… esos adefesios no tenían nada que ver conmigo, quizás físicamente se parecían pero las ratas y los hámster también, eso no las convertía en iguales.
Estaba a punto de ordenarle que se callara cuando la vi caer al suelo como una muñeca de trapo; arqueé una ceja y la miré desde arriba esperando que se levantara, su expresión no era precisamente algo bueno, su rostro estaba pálido y sus ojos desorbitados como si estuviera a punto de desmayarse. Perfecto lo que me faltaba de la damisela en peligro.
Le apunté otra vez con mi varita y susurré “ennervate”. La tomé de la muñeca levantándola del suelo, no teníamos tiempo para sus dramas femeninos. Tuve que mantenerla sujeta por si amenazaba con caerse de nuevo, a ese paso jamás llegaríamos a Greenwitch y no quería ser sorprendido por alguno de los guardias fuera de la cabaña a deshoras. Metí la mano en el bolsillo de mi pantalón y saqué un trozo de de tela que envolvía una rana de chocolate que le había robado a Artemis sin que se diera cuenta, se lo puse en la mano; después desenrollé la tela que en realidad era mi gorra, me la puse escondiendo mis orejas, no quería ser reconocido por alguien del parlamento incluso en nuestro mundo no había muchos chicos elfos y Alexia decía que por culpa del simio de Andrés nos tenían identificados por la relación cercana que ella había tenido con él desde siempre. Salimos del callejón uniéndonos a los transeúntes que paseaban por allí a esa hora.

—Eso es lo único que tengo de comida—le espeté sombríamente—cuida que no se escape cuando la abras… de verdad puede escaparse—le hice saber porque seguramente se asustaría cuando la rana intentara saltar de su caja—no es una rana de verdad, es un… encantamiento.

No sabía hacia donde dirigirme primero, opté por la primera opción y la guié hacia el establecimiento de Madame Euphrosyne, una vieja amiga de mi madre que le proporcionaba ropa cuando ella lo deseaba , estaba cerrado, claro, como la muggle había pronosticado pero aún así llamé a la puerta con fuerza un par de veces. Miré hacia todos lados esperando no ser reconocido por algún parlamentario o cualquier otra persona. Volví a tocar con urgencia la puerta hasta que escuche pasos venir en esa dirección y los reclamos de la vieja bruja que abrió la puerta protestando.

Una mujer rechoncha con una bata color malva asomó su cabeza cubierta de rizos grises recogidos en un moño alto, sus ojos claros se asomaron recelosamente sin mirarnos siquiera.

—Está cerrado, venga mañana… —dijo antes de intentar cerrar la puerta.
La detuve con la mano para que no lo hiciera.

—Buenas noches, señora Darrow. Soy Lukas VonWeillschmidt —dije inmediatamente—Necesito su ayuda, por favor.

La bruja alzó la mirada y encontré en ella el reconocimiento; esbocé una sonrisa cordial.

—¡Señor VonWeillshmidt, que sorpresa! ¿En que puedo ayudarle?—exclamó volviendo su tono hostil en una exclamación gentil. Se hizo a un lado para dejarnos pasar y arrastré a la chica conmigo hacia el interior del local —Veo que no viene con su madre ¿Cómo está ella, hace tiempo que no la veo?

Sus ojos pasaron de mí hacia la muggle, le lancé una mirada de advertencia a la mujer dándole a entender que no era conveniente hacer preguntas.

—Mi madre está bien, gracias por preguntar, y espero que sea discreta respecto a esto, ella no sabe que estoy por aquí. —Contesté educadamente—Necesito que me proporcione algunas prendas para la chica, zapatos… y lo que sea necesario, nada demasiado formal ni extravagante; ahora no traigo dinero conmigo, usted sabe que no es seguro en estos salir con unos cuantos galeones en la bolsa habiendo tantos piratas por allí y que decir de los rumores que circulan por allí sobre que el Círculo de Fuego está rondando los alrededores de Greenwitch. Le enviaré el dinero con una lechuza mañana a primera hora.

Le sonreí inocentemente a la bruja que volvió a mirar con ojo crítico los andrajos de la muchacha y a ella en general probablemente pensando en que podía irle bien.

—Es verdad… escuché un rumor de que Andrés Bogliachino estaba aquí, en Galloway—dijo pensativa—No puedo creerlo, conocí al muchacho cuando estudiaba en Greenwitch y parecía un gran chico… iba a todos lados con tu madre.

Me encogí de hombros aguantando la risa, los humanos eran muy fáciles de manipular.

—La verdad es que las personas cambian por el tiempo, a veces sus ambiciones son más grandes que su razón. Mi madre está profundamente decepcionada de él, lo cierto es que nunca fue muy inteligente.

—Tienes razón. —estuvo de acuerdo—Ven conmigo querida, tengo algunas cosas que apuesto te quedarán perfectas.

Me dejé caer en un mullido sofá a esperar que mientras Madame Euphrosyne se iba con la chica a otro lugar de la tienda. Tomé un ejemplar viejo del profeta que estaba por allí y empecé a hojearlo distraídamente.

_________________
"Los elfos oscuros somos la raza más civilizada del mundo. Tenemos muchas más formas exquisitas de matar que cualquier enemigo"



¿Capricho?:
avatar
Lukas Von Weillschmidt

Status de sangre. : Sangre Pura.
Sturu
Mensajes : 260

Reputación : 1
Fecha de inscripción : 25/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Me acabas de comprar? ¿Esclava? Ah, claro, lo que digas....[Lukas]

Mensaje por Eilith Lobhdain Douglas el Mar Ago 16, 2011 6:05 pm

Me mantuve callada mientras ambos conversaban tranquilamente mientras yo, llena de frío y sin apenas ropa que ponerme, estaba cohibida por primera vez en mi vida en casa ajena. Asentí a la mujer y miré al joven que al parecer se había puesto a ojear una revista sin importarle mucho. Le mire por un rato, pero como no me veia, me dispuse a seguir a la mujer que al parecer, ibamos escaleras arriba, a una habitación que parecia ser el vestidor principal. Vaya. No pude esconder el asombro al ver la modesta decoracion hogareña de la mujer de cabellos grises.

Sonreí afablemente a la mujer y me dispuse a coger lo que parecía unos pantalones de pitillo gastados, alguna ropa interior como un par de calcetines y una camiseta un tanto mona que era de color verde, al igual que mis ojos verdes. Me dispuse a ponerme detras de un biombo de estilo africano, y cuando sali con la ropa puesta sobre mi cuerpo, parecía que estaba hecha para mi. No entendía muy bien, pero estaba bien con sus arapos, los cuales pudo observar que la mujer de cabellos grises, las rompía en jirones.

-Ya tengo trapos nuevos para limpiar el polvo-dijo sonriendo dulcemente hacia mi-Estás mejor ahora que con...-alzo el brazo con la ropa rota que llevaba hace una hora mas o menos-estos harapos de pordiosera...-Dijo mirando fijamente a mi desordenado pelo.-Y tendremos que hacer algo con ese pelo...-Solto los jirones tirandolos al suelo, me cogio de la muñeca y me llevo al lavabo, donde al parecer, tenia un set completo de peluqueria. Simplemente me hizo un lavado del pelo, me lo peino, seco y me hizo una trenza a cada lado juntandolo en el medio a la altura del cogote. Ahora parecería una elfa de los bosques de aquellos cuentos de fantasia que solia leer a su hermano. Sonrei a la mujer e hice una reverencia con toda la elegancia del mundo.

-Muchas gracias por su hospitalidad-Dije con tranquilidad, pues no me transmitia la hostilidad que mostro al principio. Sonreí de nuevo y me mire en el espejo de la habitacion que era de pie. Me di una vuelta coqueta y me mire el peinado. Que diferente estaba a hace unas horas.-Muchas gracias...en cuanto pueda disponer de algunas prendas mas-me fui acercando un poco hasta la mujer-Le devolvere el favor como pueda...-baje la mirada pero después la volvi a alzar para mirar a la mujer a sus ojos.

-No tienes porque, bella joven-Dijo con una voz dulce, pero agradable-Tiene suerte de haberme encontrado leyendo mi libro de amar en tiempos de colera-sonrio ampliamente para transformarlo en una mueca de pesadez-Aunque menos mal que me llamaron, no podia más con la escena de los protagonistas-dijo con dejadez la cual me hizo sonreir y calmar un poco el dolor el cual aún permanecia en mi interior. Todo estaba pasando muy rápido. Solo queria dormir y despertar de la pesadilla.-En cambio, estos libros muggles, tienen muchas formas de entretener a alguien como yo-dijo entre una sonrisa amplia mientras comenzaba a dirigirse hacia el baño de nuevo. Frunci el ceño. ¿"Muggles?"-Pense. ¿Que era Muggles?

¿Que ocurria? De todas maneras le gustaba tiempos de colera aunque a veces fuera un tostón de libro.

avatar
Eilith Lobhdain Douglas

Status de sangre. : Muggle.
Muggle
Mensajes : 44

Reputación : 0
Fecha de inscripción : 08/08/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Me acabas de comprar? ¿Esclava? Ah, claro, lo que digas....[Lukas]

Mensaje por Lukas Von Weillschmidt el Lun Ago 22, 2011 3:55 pm

Me levanté de mi asiento en cuando las escuché venir del piso superior, y ambas se hallaban allí en cuestión de segundos. Sonreí a la bruja como gesto de agradecimiento y dirigí una rápida mirada a la muggle para comprobar que su aspecto había mejorado y ya no daba esa espantosa apariencia que en el momento que la encontré.

—Perfecto, muchas gracias. —dije acercándome a ellas. —Me gustaría que me enviara mas prendas a la academia, cabaña de Sturu en cuanto le sea posible, yo le enviaré mañana mismo el dinero.

Hice una leve reverencia a la señora Darrow y tomé por la muñeca a la chica, entonces el local desapareció de la vista y al siguiente instante estábamos en mi habitación de la cabaña de Sturu, la solté inmediatamente y me senté en un pequeño sofá y la miré nuevamente como si no la hubiera visto suficiente en toda la noche.

—Este será tu hogar de ahora en adelante, este lugar se llama Greenwitch, es una academia para jóvenes magos, un internado. Ustedes los muggles, personas sin magia, habitan aquí como nuestros esclavos, pero nadie puede darte órdenes ni tienes la obligación de servir a otros que no sea yo, habrá muchos que deseen molestarte y… usar su varita contra ti, no intentes hacerte la valiente porque no te va a servir de nada, si alguien te molesta y usa magia para hacerte daño deberás informarme inmediatamente… —me puse de pie y empecé a pasearme por la habitación intentando mostrarle donde estaba cada cosa —Puedes tomar los libros de mi biblioteca si te interesa la lectura, tengo algo de repertorio literario, son los que están en la parte superior de la estantería, los demás son libros de magia. —Abrí mi baúl—Tienes prohibido tocar las cosas que se encuentran aquí dentro, si tomas algo de aquí sin mi permiso te irá muy mal… sobre aviso no hay engaño. —Se podría decir que dentro estaban mis tesoros más preciados entre los que se encontraban mis cámaras fotográficas, mis violines y mi escoba—La academia se divide en cuatro grupos según las características que identifican a sus alumnos, yo pertenezco a la tribu llamada Sturu… procura mantenerte alejada de aquellos que se hacen llamar Trityan. Cada tribu tiene su propia cabaña; en el centro de la isla se encuentra la gran cabaña que es donde están los profesores, el director, hay también una biblioteca, enfermería y el lugar donde se imparten las clases. Puedes ir a cualquier parte de la isla que quieras, excepto salir de ella.

Saqué mi varita y apunté al escritorio, unos platos de comida y una jarra de zumo de frambuesa apareció sobre esa, casi había olvidado que tenía que alimentarla, no quería que terminara como Mywin.

—Por cierto… ¿Cuál es tu nombre?

_________________
"Los elfos oscuros somos la raza más civilizada del mundo. Tenemos muchas más formas exquisitas de matar que cualquier enemigo"



¿Capricho?:
avatar
Lukas Von Weillschmidt

Status de sangre. : Sangre Pura.
Sturu
Mensajes : 260

Reputación : 1
Fecha de inscripción : 25/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Me acabas de comprar? ¿Esclava? Ah, claro, lo que digas....[Lukas]

Mensaje por Eilith Lobhdain Douglas el Mar Ago 23, 2011 8:34 am

¿Comida? ¿Nombre? ¿Que hacía primero?

Vale, habíamos vuelto a desaparecer y en un instante estaba junto a la señora que me había prestado algunas ropas y al segundo estábamos lo que parecía la habitación del chico. Recapitulemos…varias imágenes del día circulaban en mi cabeza. Primero me despertaba en una cama bien grande y dentro de una hermosa habitación en Escocia, mi tierra natal. Miraba a la comida con ganas de hincarle el diente, tenía una pinta sabrosa y a mi hermano menor, Jeremy le hubiera gustado comer un trozo. Miré al joven que estaba mirándome y mire a todos lados observando la habitación. Me sentía cohibida, me abracé a mí misma con tal de sentir un poco de la realidad. Creí que me volví loca, que me había quedado atrapada en un sueño del que no iba a despertar jamás.

Pero al probar el jugo de frambuesa que descansaba en la copa encima de la mesa, me volvió a la realidad y no estaba soñando, algo tan rico no podría sentirlo en mis cinco sentidos y el trozo pequeño de carne que me metí a la boca, estaba delicioso, tanto que no pude evitar soltar un leve gemido de lo rico que estaba. Abrí mis ojos un poco sorprendida y le vi hay como un pasmarote viéndome como comía. Deje el tenedor en la mesa, me seque con la servilleta del jugo de frambuesa y le mire con cara de incrédula cuando dijo que era un mago. Tendría que ser uno de esos con su chistera, su conejo detrás del sombrero y esas cosas.

Ahora que más o menos tenía el estómago lleno, le mire con recelo, para después ignorarle y dirigirme hacia la estantería de libros la cual me había señalado antes, para disimular mis ganas de tocar su baúl. Ahí sí que tenían que haber cosas interesantes, pero en fin… ¡HAMLET! Tenía varios libros de Shakespeare y demás autores, Moliere, y Oscar Wilde…vaya menuda colección tenia pero la verdad tenia pocos libros de autores porque el resto tenían escritos raros, como jeroglíficos y algunos parecían de fantasía.- ¿No eres un poco mayor para que te guste la fantasía?-Dije mirándole de reojo y mirando un libro verde, con letras doradas y que parecían letras afiladas y largas. Lo cogí y en cuanto abrí dos páginas, el dibujo de un elfo Silvano apareció enseguida. Vale, al parecer le gustaba la fantasía al igual que a mí.

-Namarie…tuulie… ¿Pero que dice aquí?-Me frustre al no entender que significaba y al parecer todo el libro estaba así.-Eres un poco raro…-alce mi mirada y me fije un poco en su silueta delgada un poco divertida-Me llamo Eilith….-Dije mientras volvía mi atención al libro, pero para lo que me servía, lo cerré y lo volví a poner en la estantería. Miré al baúl con una mano sujeta en la puerta de cristal de la estantería y me aleje de nuevo para evitar la tentación. Bebí otro trago del zumo y me acerque hasta él-¿Y tú? ¿Cómo te llamas?
avatar
Eilith Lobhdain Douglas

Status de sangre. : Muggle.
Muggle
Mensajes : 44

Reputación : 0
Fecha de inscripción : 08/08/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Me acabas de comprar? ¿Esclava? Ah, claro, lo que digas....[Lukas]

Mensaje por Lukas Von Weillschmidt el Mar Ago 23, 2011 12:23 pm

Su nombre era extraño, no me gustaba como para llamarla así todo el tiempo, torcí el gesto.

—Soy Lukas VonWeillschmidt—respondí, por un momento estuve a punto de hacer una reverencia respetando el protocolo de etiqueta con el cual me habían educado, pero ella era infinitamente inferior a mi en todos los sentidos— Por cierto, a partir de ahora serás Sea… mejor para ti no poner objeción.

Arqueé una ceja, al parecer todavía no había comprendido que todo esto era real y que ella y yo no éramos exactamente iguales a pesar de que nuestro físico era bastante similar. Me pasé la mano por el cabello y soltando un suspiro exasperado me tiré sobre mi cama.

— Soy un ma-go… y un elfo… se pronuncia “Namárië”, los “jeroglíficos” de allí es el lenguaje de los elfos. Lo que para ti son fantasías para mi es mi mundo…¿No escuchas tus noticias muggles?

Era extraño que ella pareciera no saber de nosotros, en realidad hacía mucho tiempo los magos se habían olvidado de respetar el estatuto del secreto, tanto su mundo como el nuestro se habían unido en uno solo para generar un caos, esa era la misma razón para que ella estuviera aquí mismo, como esclava, por la cual a nadie le importaba si unos piratas se la habían robado.

—Todo esto que está sucediendo: la decadencia de los gobiernos, guerras, asesinatos, desapariciones, secuestros, asaltos, entre otras cosas; no es solo provocado por muggles… —le expliqué tratando de ser paciente—es tu problema si te cierras en tu… mundo de fantasía porque ese si es un mundo de fantasía.

_________________
"Los elfos oscuros somos la raza más civilizada del mundo. Tenemos muchas más formas exquisitas de matar que cualquier enemigo"



¿Capricho?:
avatar
Lukas Von Weillschmidt

Status de sangre. : Sangre Pura.
Sturu
Mensajes : 260

Reputación : 1
Fecha de inscripción : 25/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Me acabas de comprar? ¿Esclava? Ah, claro, lo que digas....[Lukas]

Mensaje por Eilith Lobhdain Douglas el Vie Ago 26, 2011 8:35 am

-De donde yo provengo, en la fortaleza de mi clan aun andamos en la epoca medieval-Rodé los ojos-Pero eso no quiere decir que no vea la tele en mi television de 82 pulgadas del sotano-Me acerque hasta un sofa que parecia bastante comodo y en efecto. Cuando me sente en el sofa, pude notar la suavidad del terciopelo y de las plummas acolchadas del sofa. La verdad es que no tenia mucha hambre. Estaba cansada y solo pensaba en echarme una cabezadita aunque fuera unos minutos. La verdad es que el sofa iba a adormecerme de inmediato y no iba a poder hacer nada. La noche se me estaba haciendo demasiado larga y al parecer mi intuicion me decia que esto no habia acabado aún.

Suspiré, le mire a los ojos y me acerque de nuevo hasta él-Bueno..la verdad es que me gustaria que hicieras eso de aparecer para que me lleves lejos de este lugar...creo que mi familia debe de estar buscandome y bueno-me encogi de hombros-No te conozco.-Segui mirandole a los ojos, pero como aún me miraba desde la cama, decidi irme por la puerta yo sola. La verdad, esto tendria que ser facil, aunque a veces mi orientacion no era muy...acertada, pero bueno, tendria que arriesgarme.

En cuanto salí de la cabaña Sturu, según sus palabras, me dirigí a camino recto y al parecer me encontraba en una playa. Mire hacia atrás y a lo lejos, podía verse la cabaña de donde había dejado a Lukas y volvi a mirar hacia delante y vi a lo lejos una gran cabaña que se formaba en forma de castillo...con un aire exotico eso sí. Puse mis brazos en jarra y en cuanto adelante dos pasos, el agua parecia adaptarse a mis pies. sonreí al notar la frescura del agua bajo mis pies.-Que rica está el agua...-dije sonriendo un poco animada.
avatar
Eilith Lobhdain Douglas

Status de sangre. : Muggle.
Muggle
Mensajes : 44

Reputación : 0
Fecha de inscripción : 08/08/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Me acabas de comprar? ¿Esclava? Ah, claro, lo que digas....[Lukas]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.